El mundo ferial alemán y el COVID 19

Alemania – el país de las ferias

Poca gente pondrá en duda la cualificación de Alemania como “número 1 mundial de certámenes feriales”. Aproximadamente dos tercios de todas las ferias sectoriales globales tienen lugar en Alemania. Cada año, se celebran entre 160 y 180 ferias internacionales, entre ellos más de 50  “Leitmessen”,  ferias  líderes a nivel mundial, ofreciendo  a unos 180.000 expositores y unos 10 millones de visitantes foros de comunicación e innovación.

Expositores y visitantes gastan un total de 14.500 millones de Euros al año para participar en ferias en Alemania. El impacto productivo para la economía asciende a 28.000 millones de Euros. En total, la organización de ferias genera 231.000 puestos de trabajo.

España, tradicionalmente, ha sido participante importante en este mundo. Según el calendario ferial, cada año la participación de expositores españoles en certámenes en Alemania oscila, entre 5.050 y 5.250 empresas. En el año 2019, España ocupó entre todos los países expositores el sexto lugar, después de China (15.685 expositores), Italia (13.683), Francia (6.624), EEUU (5.346) y  Países Bajos (5.341).

Para las empresas españolas, las ferias en Alemania no sirven solamente para presentar sus productos y servicios en este país, sino, prácticamente en todos los casos, son importantes plataformas para comunicarse con clientes, actuales o potenciales procedentes de todo el mundo.

Un cambio drástico

A mediados de marzo de 2020, este escenario sufrió un cambio drástico. Unos 40 certámenes, previstos entre esta fecha y finales de septiembre han sido cancelados o pospuestos. Las sociedades feriales más optimistas fijaron nuevas fechas a partir de octubre, los demás eventos han sido pospuestos para 2021 o 2022.

El impacto económico de estas cancelaciones para Alemania se estima en unos 9.250 millones de Euros, afectando unos 76.000 puestos de trabajo.

Estos cambios afectaron también a  unos  2.180 expositores españoles, que se vieron sin la posibilidad de presentar sus productos y novedades, dialogar con sus socios comerciales, buscar nuevos contactos e informarse acerca de la oferta de la competencia.

¿Opciones virtuales?

En estos últimos meses, muchos organizadores feriales afectados por la imposibilidad de llevar a cabo las ferias presenciales, buscaron soluciones alternativas al modelo tradicional. Ya a principio de abril surgieron las primeras “ferias virtuales”, intentando ofrecer plataformas de sustitución. Sin embargo, parece, que este modelo tiene sus límites, funcionando, en el mejor de los casos, solamente para certámenes de tamaño reducido. Para ninguna de las 50 ferias líderes en sus respectivos sectores, previstas entre mediados de marzo y finales de septiembre, se ha ofrecido una plataforma exclusivamente virtual. En todos los casos se han buscado fechas alternativas a partir de otoño o en años venideros.

Para las empresas expositoras en ferias, la “opción virtual” parece, a primera vista, ser menos complicado. La presentación digital de empresas y productos ha tenido, impulsado por las limitaciones de la crisis COVID 19, un auge importante, acompañado por nuevas tecnologías más sofisticadas de presentación y comunicación virtual.

Desde conect-al, en cooperación con la Cámara de Comercio Alemana para España, en base a muchos años de experiencia, se ofrece la asistencia en la preparación o mejora de la presencia digital, en idioma alemán, de las empresas españolas, factor de éxito muy importante en el acceso al mercado alemán.

Existe la opinión casi unánime, que el modelo tradicional y exitoso de la feria presencial volverá en la medida que las limitaciones de movimiento desaparezcan y los profesionales puedan volver a viajar con más facilidad. Los organizadores feriales ya están preparando sus recintos e instalaciones para que sean seguras a nivel sanitario y cumplan con toda normativa actual.

Por el momento, es previsible que los certámenes feriales se reiniciarán a partir de otoño, desde luego, con formatos diferentes y limitaciones estrictas.

Coherente con el refrán “no hay mal que por bien no venga” no se pueden excluir efectos positivos de la crisis. Ya se puede notar, que muchas empresas están potenciando su vertiente digital. Por otro lado, con números más reducidos de expositores y visitantes, se pueden esperar encuentros feriales más productivos, ya que lo más probable será que acudan solo los profesionales con un alto interés y a los que los expositores podrán atender con más tiempo.

En este contexto, conect-al, cooperando con la  Cámara de Comercio Alemana para España sigue ofreciendo sus ofertas de asistencia en la preparación de las ferias, especialmente mediante la preparación de “agendas comerciales”, reuniones con potenciales socios comerciales o clientes directos.

Es de esperar, también, que solamente las ferias, que ofrezcan beneficios importantes para todos los interesados, sobrevivan la crisis.

Así, a partir de septiembre, esperamos encontrar un panorama ferial alemán diferente, pero no necesariamente menos interesante y beneficioso para el empresariado español.

Compartir: