¿La economía alemana se está recuperando después de la pandemia del Coronavirus?

Por primera vez desde el comienzo de la crisis del coronavirus se perciben señales positivas desde la industria alemana: los libros de pedidos se están llenando más rápidamente de lo esperado. No obstante, mientras los economistas pronostican que la economía volverá a crecer a medio plazo, las asociaciones advierten demasiada euforia.

Para el periodo entre mayo y junio de 2020, la Oficina Federal de Estadística alemana ha registrado un aumento de casi un tercio en el número de pedidos. La industria del automóvil es un claro ejemplo, con un incremento de la demanda de hasta un 70%. Según las estadísticas de la UE, el comercio minorista ha superado casi por completo el colapso sufrido por el coronavirus.

Sumando los resultados de los primeros siete meses de este año, los minoristas han aumentado sus ventas en un 3,8 por ciento. Este hecho se debe a un crecimiento estable desde principios de año hasta el mes de mayo. Sin embargo, existen diferencias considerables entre los diferentes sectores. Por ejemplo, en el sector moda, incluyendo calzado y artículos de cuero, el número de ventas cayó un 27,7%, en comparación con el mismo período del año anterior; mientras que las ventas por Internet aumentaron en un 20,6%.

Muchos economistas esperaban que la economía se recuperara, pero no se imaginaban que lo fuera a hacer de manera tan rápida. El Ministerio Federal de Economía de Alemania declaró con optimismo: “Los últimos datos sobre los pedidos entrantes indican que la recesión industrial ha tocado fondo.”

El comercio exterior se queda atrás en las estadísticas, no obstante, éstas también muestran que todavía faltan más de once puntos porcentuales para recuperar el nivel alcanzado en el mes de febrero, antes de la crisis. Esto se debe principalmente a que muchos países fuertemente afectados por la pandemia redujeron su demanda de productos alemanes.

La recuperación económica de Alemania se debe principalmente al aumento de su demanda interior. Concretamente, durante el mes de junio ésta experimentó un aumento de un 35,3 por ciento, en comparación con las cifras registradas en el mes de mayo. Paralelamente, los pedidos procedentes del extranjero aumentaron tan solo en un 22 por ciento durante el mismo período.

Las asociaciones temen quiebras de muchas empresas, motivo por el cual la Asociación de Cámaras de Industria y Comercio Alemanas (DIHK) sugiere que el futuro de la economía alemana depende en gran medida de la recuperación económica de los demás países y de su capacidad de gestión en referencia a la pandemia. En el caso particular de Alemania, la asociación industrial BDI prevé muchas insolvencias a partir de otoño, a no ser que se habiliten ayudas financieras adicionales. Por otro lado, la asociación de comercio HDE prevé la quiebra de unas 50.000 PYMES.

El ERTE sigue presente en muchos sectores 

Hay diferentes opiniones con respecto a los ERTE en Alemania. El Instituto IFO estima que solo 5,6 millones de personas seguían con ERTE en julio, frente a los 6,7 millones de junio y los 7,3 millones de mayo. Sebastian Link, experto en el mercado laboral del Instituto IFO de Múnich, comenta que “aunque a nivel general el número de ERTEs ha tendido a la baja en algunos sectores, su aplicación incluso está aumentando”. 

Según el Instituto IFO, ejemplos de esta tendencia opuesta son los sectores de la ingeniería mecánica y de la electricidad. Concretamente en el sector de la ingeniería mecánica, el número de trabajadores en situación de ERTE se ha incrementado desde junio, de 354.000 a 378.000. Por otro lado, en el sector eléctrico, las cifras actuales de empleados en situación de ERTE han alcanzado los 271.000 en comparación con los 260.000 de junio. Sin embargo, en el conjunto de la industria, el número de trabajadores en ERTE ha disminuido ligeramente, de 2,3 millones a 2,1 millones, incluso en las industrias del automóvil y metalúrgica.

En general, existe una cierta preocupación de que la economía alemana pueda contraerse una vez más, si las cifras de infecciones por coronavirus vuelven a aumentar considerablemente. España sigue confiando en las oportunidades del mercado alemán. Aun así, desde el empresariado español persiste una sólida confianza en Alemania como receptor de productos y servicios españoles.

Similar a la situación que tuvo lugar durante la crisis de los años 2008 y posteriores, a través de Conect-al y de la Cámara de Comercio Alemana para España, estamos recibiendo un número creciente de consultas desde el pasado mes de abril. La mayoría de ellas buscando asistencia en proyectos de exportación hacia el mercado alemán. Motivo para ello, obviamente, son las perspectivas menos positivas acerca del comportamiento del mercado y de la demanda interior en España.

No nos vayamos a confundir, el mercado alemán sigue siendo atractivo, pero a la vez exigente y difícil. El acceso a canales de distribución continúa siendo el reto más importante en los proyectos españoles de exportación. En los últimos meses hemos podido acompañar a empresas españolas con proyectos que despertaron gran interés en potenciales socios comerciales o clientes directos en Alemania, tanto en el sector de productos y servicios tecnológicos, como en el, especialmente complicado, sector de bienes de consumo. Asimismo, se está confirmando el supuesto de que los problemas en la seguridad de suministro y logística de los proveedores asiáticos den lugar a que, en determinadas ocasiones, las empresas alemanas se decanten por fuentes de suministro más cercanas, generalmente europeas y españolas en particular.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *